Lourdes Grobet  |  Fotografía y entorno  |  La hija del Santo  |  Entrevista  |  CV   
   

 

Lourdes Grobet. Fotografía y entorno
Por: Víctor Muñoz

"A la mesa", instalación, 1973
 

Tanto por su formación académica como por el sentido crítico de la época, los orígenes de la obra de Grobet están íntimamente relacionados con la pintura contemporánea. Fue alumna de los artistas Mathias Goeritz, Gilberto Aceves Navarro y Katy Horna, entre otros. "Los maestros que más influyeron en mi formación -dice- fueron Mathias, Gilberto y El Santo, el Enmascarado de Plata".

A finales de los sesenta es ya amplio el descrédito del objeto artístico atrapado en el mercado, en las visiones individualistas y en la convencionalidad. Así lo vive Lourdes Grobet en el París del 68. Frente a tanta tradición momificada la crítica no se hace esperar: para ella la pintura era incapaz ante las exigencias comunicativas de la época. Esta ruptura la conduce a la fotografía como un medio más dinámico, con referencia a la vida colectiva y en el que observa no sólo un registro de las cosas sino una intervención en los hechos...

 

 

Lourdes Grobet
Editorial Turner

Comprar en:


 

Espectacular de Lucha Libre
Editorial Trilce

Comprar en:


 
Contacta a
Lourdes Grobet
 
 

La hija del Santo
Por: Rubén Ortiz Torres

Rampstein, Sangre Azteca,
y Hoolligan vs. Lourdes 2003
Fotografía: Ernesto Peñalosa

Alguna vez oí a Lourdes Grobet decir que sus principales influencias eran Mathias Goeritz, Gilberto Aceves Navarro y El Santo. Esta santísima trinidad representa una cosmovisión dialéctica, equilátera, que forma una pirámide repositoria del arte contemporáneo mexicano. Mathias Goeritz –con su modernismo lúdico (precursor atacado del minimalismo), sus esculturas, instalaciones, poesía concreta y experimentos posdadaístas y protoconceptuales– funcionaría como tesis y un extremo de la base de la pirámide...

 

Curriculum

 

Una vida sin máscaras.
Entrevista con Lourdes Grobet

Por: Angélica Abelleyra

Es neta y divertida. Por momentos se pone reflexiva, pero al instante mueve las manos, se despabila y vuelve a desafiar a la Santa Solemnidad, ese mal tan extendido al que siempre le gana. Resulta diáfana con las palabras, de la misma manera que su trabajo creativo refleja con transparencia, pero en juego de calidoscopio, una postura vital ecléctica y sugerente...